Bloogz! COM Los lunes al sol: El hambre, los transgénicos, Caparrós, Mark Lynas y lo que pienso

lunes, 24 de noviembre de 2014

El hambre, los transgénicos, Caparrós, Mark Lynas y lo que pienso

¡Hola Tio Eustasio! Tanto tiempo que  no conversamos. Parte por la escasez de tiempo... ¿escasez de que tiempo? Nos encanta escudarnos en "la falta de tiempo en este mundo que viaja a mil" Excusas para justificar nuestra opción por no hacer algo y hacer otra cosa de menor valor y menor esfuerzo. 
Pero bueno, estamos y espero que sepamos encontrarnos un poco más seguido Tío. Nuestras charlas son locas, atrevidas... es lo que pensamos y compartimos.
Hoy domingo por la mañana temprana, tomo mi reluciente iPhone y "prendo" su radio en un acto de fiaca y en la búsqueda de seguir dormitando. 
Y ops! Escucho un reportaje de María O'Donnell a Martín Caparrós. Y más allá de la mente podrida de algunos, que puede ser válida, acerca de su carácter comercial no carece de valor su contenido. Lo que lamento es no haber podido encontrarla en internet (mala búsqueda...) pues es muy rica. 
Y lo mejor, que me da "soporte conceptual" acerca de cosas que pienso y cuando las expreso me miran con cara de no se que... No estoy haciendo juicio de valor acerca de la calidad de las expresiones o validez universal de sus conceptos. Hablo diciendo... al menos somos dos.

Tío Eustasio, del hambre hablamos mil veces, bien lo sabes y bien lo viviste. De cuando en tu tierra comían los desechos de las pobres cosechas o calentaban alguna castaña en mal estado, que ni servía para los chanchos, para superar el momento hasta que el hambre te corrió de tu tierra para venir a esta Argentina increíble en todo sentido.
Vos conociste el hambre. 
Y creo que recuerdas que te hablé de Eva, la madre de Marta, la ucraniana-rusa-polaca (vaya a saber por la movilidad de las fronteras) que supo conocer el hambre. Y supo criar sus hijos como también los Alvarez inmigrantes supieron salir del pozo de la nada.

Dejemos este preámbulo, voy a lo que quería conversar contigo. El hambre, la capacidad del mundo de generar alimentos, los transgénicos, Caparrós, acciones para superar el hambre (no soy guerrero emotivo por eso no digo "el combate al hambre")

Comparto un punto central Tío y creo que estarás de acuerdo: el hambre no se supera con caridad...con donar excedentes. La acción genuina de los gobiernos y el cambio de cultura.
Otro tema! Los transgénicos. Mencionaron en la charla a Mark Lynas y su toma de conciencia saliendo de lo emotivo de "la lucha contra el transgénico"
Con toda la onda "orgánica" el mundo claudicaría ante el hambre. Esa pregunta que alguna vez presenté como desafío: si alguno de esos "orgánicos" me pueden justificar la forma que puede haber alimentos para todos, utilizando sus métodos.
La otra pregunta Tío es "cuan estudiado está el efecto dañino de los transgénicos?" Las semillas originales de hace 5000 años han sido objeto de manipulación a lo largo de los tiempos para mejorar el producto. No es lo mismo una papa de hace 5000 años y la actual!
Y en los límites (actuales) de la manipulación se llega a modificar lo genético. Realmente ¿hay algún estudio serio, libre de emociones anti-yankis, que realice alguna evaluación de lo negativo de la manipulación genética?
No quiero con esto afirmar que es inocua. Tampoco acepto que sea radicalmente dañina.
Mucho discurso emotivo sin fundamentaciones. Vuelvo a insistir, sin dicha manipulación ¿sería posible alimentar al mundo? O avancemos contra el hambre eliminando dos tercios de los humanos... así habrá comida para todos.
Muy emotivo "luchar" contra Montsanto. Pero ¿hasta donde tenemos elementos científicos que avalen su "malignidad" en cuanto productos que genera? (no estamos hablando de la corporación. Como "corporación" podrá ser todo lo maligno que se pueda imaginar)

Es de "moderno"  "volver a las fuentes" A lo natural. ¿que fuentes? Y volviendo a "lo natural" y ¡se llenan de tatoos hasta en el tarso y metatarso! Transgenizan su identidad física. No implica que modifiquen lo sustancial que son las ideas. Es solo físico. Eso estimo y quiero pensar.
Lo mismo con las semillas y productos. No me vendría mal "volver a lo natural". Comer de lo que cosecho. En mi balcón de 2 metros cuadrados sacaría de todo... y tan poco que me pondría flaco en un mes.

Simplemente no entiendo tal superficialidad en sus posiciones si no fuera que se analizara desde un punto emotivamente romántico... Lo "natural", como "en los viejos buenos tiempos" que se morían tanto o más de hambre que hoy... No entiendo, simplemente no entiendo.






No hay comentarios: